martes, marzo 25, 2008

Vida de mi gato/ Iván Ortega López

Vida de mi gato I

Veo a mi gato sobre el tapete manchado de cielo en una tarde desastrosa
maullando hacia la puerta buscando sus cosas
subiendo de un salto a una mesa burlándose de la lluvia y los ratones:
pequeños tanques cargados de aserrín que se sienten observados
mascando y mascando un chicle fumando
encendiendo otro y otro cigarro hasta que se acaban
y dice: miau
(o maúlla
como podría maullar un gato que fuma)
enciende la tarde y
lentamente se despreocupa de la mortalidad de la noche
noche la de siempre: una mano enorme detrás
que quita el caparazón
que es el cielo oscuro
mi gato enciende otra vez su auto
enciende otra vez su auto y conduce a casa
escucha en el radio la palabra abismo
mientras conduce su Rolls-Royce de chocolate colina abajo
la palabra abismo que poco le aterra
poco:como el salario que recibe por trabajar seis días a la semana
en un almacén en el centro
el centro es
su parte favorita de los chocolates rellenos
otro centro: su parte favorita del blanco
prepara
apunta
dispara
y no falla
aunque le apaguen la luz
apaga él también su foco
como apaga su desesperación
jamás huye del fuego ajeno
aunque después ponga discos se vuelva ausente
con la música se queda y tararea poco a poco
hasta que ya tiene una canción en la boca
que se vuelve chocolate
es cuando suenan dos estereos en la sala
(y apago uno para ahorrar energía)

Por Iván Ortega-López (Ciudad de México, 1990) es poeta y pintor. Estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades Sur. Este poema fue publicado en el número 5 de Punto en Línea.

11 comentarios:

Yaxkin Melchy dijo...

me gusta el ímpetu que tiene este poema, su recorrido, su velocidad, el personaje del gato. la desesperación por hacer versos.

Anónimo dijo...

medio favre no?
como que se vuelve algo imitativista

Lucía dijo...

poetasendemocracia.blogspot.com

Anónimo dijo...

un poema mediocre, concuerdo con anónimo 1:54

J. Roberto Cruz Arzabal dijo...

Interesante que anónimo concuerde con anónimo cuando, ni remotamente dicen lo mismo. Del segundo ni qué decir; del primero, pues sencillamente no lo entiendo. No sabría cómo imitar poéticamente al legendario mariscal de campo (¿no sería mejor imitar a Fabre?), y en todo caso ni siquiera sé qué clase de tendencia, corriente o palabra sea "imitativista" [recontrasic!]
El poema es flojo, sí. Parece no encontrar un tono adecuado, uniforme (que no aburrido o constante). Creo que trabajándolo en algunos versos podría dar más de sí. El primer verso, aunque me suena trillado (no puedo sostener por qué), me gusta: "Veo a mi gato sobre el tapete manchado de cielo en una tarde desastrosa", quizá sea el ritmo. Saludos.

Anónimo dijo...

Reu Tra el Vie devras.

y.

edegortari dijo...

Muy pertinente el comentario de Arzabal. Gracias a todos por sus comentarios

Anónimo dijo...

Será que pusieron a Fabre con "uv" porque es un poetita que no merece una "B" en el apellido?

Aurelio Meza dijo...

Seguro que no apareció en el número 5 de Punto de Partida, porque si no lo publicaron en los 70's, cuando Iván tenía como -20 años de edad.

Qué bueno que la gente da argumentos convincentes y de peso para criticar un texto, como Roberto. Muchas gracias por ser concisos y no andarse por las ramas.

Y ya quisiera ver que Anónimo escribe cualquier cosa que se parezca mínimamente a lo escrito por Fabre, ni qué decir sobre superarlo. No, la cosa no es sobre si Fabre es un poeta mayor o menor, sino sobre si un poema logra despegarse de sus influencias o no. Y ahí sí creo que Iván no lo ha logrado. Yo no pensaría en Fabre como influencia, sin embargo; es difícil encontrarse con un poema suyo que sea de más de 15 versos. Sí, exagero.

Saludos

Manuel Serrano Rojas dijo...

yo quisiera ver aquí el poema de Iván de los unicornios en la alacena, por ahi si lo tienes Eduardo

Profundistas dijo...

ATENCION:

La Musa se muere, dejadla que muera!
Menester es alumbrar una Nueva Naturaleza.

El Profundismo es una carácter.