martes, mayo 26, 2009

Nicole Delgado/Un poema

destinatarios múltiples o poema para luis

eva, quisiera poder regalarte todos los pájaros míticos de la alegría todos los colores
últimamente el mundo es un asunto triste de puertas que se cierran
no sé si salir al parque o cambiarme de ciudad
pero la última vez que llegué al mar ni siquiera el agua pudo conmigo
ahora, que esta primavera marchita termina por descomponerse
necesito caminar despacio y tendido
como si el hecho solamente de moverse fuera a cambiar de dirección los vientos
porque la muerte acecha por todas las ventanas estos días
su presencia llega demasiado cerca, como una ola que nos moja los pies

en la radio invitan a desconfiar de la gente
todo contacto tiene matiz de contagio pero la muerte está en otra partes
sospecho que es mentira que uno va haciéndose fuerte con el tiempo
xavi, los viajes tampoco hacen partir la soledad
yo me siento cada vez más vulnerable y menos preparada
luis, esta es la entrada a la que tuviste tanto miedo

hoy voy a salir desacompañada al parque
a ver si alguien dejó caer de su bolsillo un poco de optimismo
y yo me lo encuentro tirado en la grama
ya no tengo ganas de ir en verano a nueva york
ni siquiera le tengo ahora tanto deseo a los conciertos
aquí, en el DF, pasó algo
aún no podemos precisar qué quién cuándo dónde cómo por qué
estoy perdiendo la fe, andrés, yo sé que esa palabra está rota
pero tú sin embargo haces mandalas y laberintos en la pared de una casa
qué malo pensar que esto podría ser sólo el principio de la guerra
y que nos toca estar en este mundo para oler juntos y azorados
el horror de las hormigas

esta década ha sido una hecatombe
estamos destruidos
yo he querido creer en el amor, en la armonía
sé que es posible otro mundo cuando menos adentro de mi cama
marie, no podemos darnos por vencidas
tienen que haber más estrellas debajo de las piedras de los ríos
adentro de los caracoles
mac, ayúdame saltimbanqui por favor a cambiarlo todo que sola no sé
luis, invítame a dormir contigo en un país con maquinillas y moviolas
qué vamos a hacer de tanto periódico embustero
cuántos rincones de la ciudad puedo mostrarte todavía

karina, enseñáme a sonreír tanto como tú
que a mí a veces la vida me parece demasiado amarga
no tiene que ver con que hoy sea domingo
y se superpongan las músicas de todos los vecinos incluyendo la mía
de qué vale sintonizarse, chechen, con los oráculos
de qué vale, lalas, este hondo dolor que da politizarse
miriam, los círculos están descoloridos y apagados los hornos
marina, qué vamos a hacer con nuestros pies adoloridos
ximena, voy a esperarte para ir al centro a bolearnos los zapatos
en dónde quedó nuestro humor negro, yamilé
qué haremos con tanto libro seco en los armarios

fede, yo sí creo en el fuego que echan por la boca los dragones
sueño con cenotes sagrados porque nunca he visto uno
tengo una larga lista de pirámides por conocer en el desierto y en la selva
me gusta dar besos bajo la luz direccional de los museos
luis, vivamos juntos en un país sin nieve en una ciudad con menos escaleras
volvería a caminar de noche contigo otra vez

tengo la memoria llena de momentos explosivos y de calles vacías
este poema es para ti

hoy voy a ir a pasear a chapultepec como ese día
no puede ser que los pájaros míticos de la felicidad no existan

quiero sentarme sola a escribir poemas antibalas
voy a comprar helado de limón este domingo húmedo

ojalá no llueva

Por Nicole Delgado. Su libro más reciente es Violencias cotidianas (Literal, 2009).

7 comentarios:

Jose M Serrano dijo...

creo que la aparición de tantos nombres en el poema entorpece la lectura y tal vez el sentido del poema, ciertamente es un diálogo que se pretende entablar con diferentes voces, pero eso puede quedar implícito sin detallar cuál renglón o verso va dirigido a qué persona, sin duda uno quisiera meter el nombre de todos a los que quiere en sus poemas, pero lo cierto es que pocas veces puede o debe hacerse tal cosa, tu poema puede ser más universal si te despersonalizas de él... ojalá hayan tenido mucho éxito hoy en el recital, salud!! y ojalá que si llueva

TEP dijo...

Estimados Devras:


Mi nombre es Héctor Viveros, y estoy en vías de lanzar una revista electrónica y convencional sobre cultura en línea, "Nación Blog"...

Quisiera de su aprovación para promocionar su blog y trabajos escogidos por cada uno de sus miembros para el número cero de la revista, que pretende ser una fuente de difusión y contacto entre los autores independientes y ser un manual para la publicación on y off line...

Esperando se encuentren bien y que les interese la propuesta, quedo a su disposición al mail theevenpulper(arroba)hotmail(.)com

svankmajerovo dijo...

Me gustó mucho el poema. Los nombres no me frenaron la marcha, creo que está bien que los mencione si van dirigidos a esas personas (que sabemos que sí al ver los comentarios en su blog), viene a ser la pregunta "para quién escribimos?" y en este poema ella lo hizo para sus amigos. Sería como decirle a Cardenal que en "Ayer te vi en la calle" quitara el nombre de Miriam. Si separamos la obra de la biografía los nombres adquieren universalidad, es como Viviana en INRI de Zurita, ella es todo Chile, o Bruno. O como Melusina, Laura, Isabel, Perséfona y María, que son todas y ninguna. En lo personal, me divertí trabando conexiones de sus amigos con los míos, todos tenemos alguno que sea más positivo que nosotros u otro con el que quisiéramos vivir y así sucesivamente. Pero eso sí, como dice José, no hay que hacerlo a menudo.

svankmajerovo dijo...

Olvidé decir que me gusta eso de "hoy voy a salir desacompañada al parque / a ver si alguien dejó caer de su bolsillo un poco de optimismo", me recordó a Mafalda, jeje, y a al verso de un poema mío que dice "Tener los huevos de dar un paseo para que todo, menos el amor, te asalte". Saludos.

Jose M Serrano dijo...

El ejemplo de Miriam de Cardenal es excelente, a lo que me refiero es precisamente a la insistencia de una serie de nombres que al final no se recuerdan...

Eliud Delgado dijo...

Creo que es bastante bueno, nada espectacular, pero un buen poema. Aunque, y creo que por ahí van los comentarios de José Manuel, es un poema privado. No veo nada malo en eso y creo que a estas alturas ya se vale publicar la vida privada si quien escribe se siente cómoda con eso. Creo que cualquier debate al respecto es sólo enfrentar opiniones validas por igual sobre algo que finalmente resulta una elección personal. A todos en algún momento nos ha gustado asomarnos a otras vidas o exponer la propia, hay quienes lo encuentran un poco perturbador, pero hay espacio para todos.

Liz dijo...

Pues Nicole...me parece que te desbordas de cosas, de gente, de conversaciones y de sentimiento. Muy orgullosa de ti, de tus letras y de cómo nos las cuentas. Un beso y todos los éxitos que quepan. Liz