lunes, marzo 02, 2009

Dos poemas/Evaristo Vázquez

La Puerta Estrecha

Suzanne Valadon,
dáme la miel que escurre de tu lengua,
deja la máscara de niña boba;
no seas la palabra que se escapa.

pasean por los viejos callejones
el gato negro y la siamesa
odiandose por ser tan similares


Necia a concretar de esta ignorancia maldita
eres ciega al sabor de tu alma a clavo y sangre tan oscura.

vagan por los basureros, buscándose:
esperan fundidos en hashish (todos observamos con cautela),
los caza el alba, muertos de amor
y se olvidan tan pronto alejan la sonrisa


Suzanne, sientes la culpa de no entenderte y no amoldarte a Dios
sabes que no basta desplegar tu mistico lenguaje
no basta llenarse la boca con fresca arena dulce
ni tus largas piernas, ni tus bragas rotas.
Escucha tu risa, Suzanne, de pronto,
envuelvete en mi estertor maligno.

sombras
en su cópula secreta se desploman
recogen su fatal vestido y se ocultan tras una mirada


Siente que tu aliento se adelgaza
y huye hacia el subcielo
en un hilo que rueda por tus labios,
se enreda en tu fiebre somnolienta,
en tu adicción repentina hacia lo absurdo,
y te dibuja un espiral que baila.

tras la luz devienen música
tras la música devienen luz, devorándose a sí mismas
como el pubis contraído de una virgen
en su mirada consagrada por el miedo


Deja que te invada su tormenta de licor plateado,
una cierta, infamia deliciosa
disfrázate de azul y fantasía:

-mujer, bautiza el viento con tu orgasmo.



Pedro Vásquez

El abuelo se acomoda en el asiento y
empieza su vals.

Diestra:
índice en la llaga
dedo uno en el cielo
dedo tres en el sexo de la amante.
Siniestra:
aullido de la esposa viuda.
Fa menor,
el corazón a destiempo.

Caminó sin dientes, ni labios, ni humo
bajo el agua verde de la historia.
Él y yo sabemos el vapor que nace entre los párpados y el sueño
somos guardianes de los mismos ojos.

Pedro toca su canción y besa el cuello de la muerte.
Sus ojos son una pared en blanco,
su corazón es caramelo entre mis manos.



Evaristo Vazquez. Incorporado en el 89, nomada por naturaleza: de la rivera de San Cosme a la rivera del Cam, luego a la rivera del Huang Po. Sin educación formal, con apetito vulgar, flaco de complexión, pasante de ciencias políticas en la UNAM. Fue publicado en la antología Cardo 6 años "Movimiento pendular simple" del Colectivo Poético Cardo. Desbrutalizado por Raquel Olvera en 2006, rebrutalizado por Jaime Augusto Shelley en 2007. Actualmente trabaja en un poemario que no tiene nombre.

5 comentarios:

Yaxkin Melchy dijo...

Bueno me aventuraré a poner el primer comentario. el primer texto lo encuentro muy hermético, casi impenetrable y ahí creo que la alternancia entre la segunda persona y las estrofas en tercera persona más que generar un paisaje terminan por confundirnos, no llego a visualizar cual es el objeto de las referencias de la parte en cursivas, lo que sí sucede con la parte de Suzanne. Y si bien la parte de Suzanne es mucho más clara creo que se puede obviar el verbo siente que aparece Del segundo poema me gusta mucho más. Su aparente sencillez pero que contiene mayor dureza, el final sobre todo es la síntesis de un camino mucho más interesante. creo que va por ahí.

Yaxkin Melchy dijo...

* ...Y si bien la parte de Suzanne es mucho más clara creo que se puede obviar el verbo siente que aparece dos veces.

El segundo poema me gusta mucho más. Su aparente sencillez pero que contiene mayor dureza, el final sobre todo es la síntesis de un camino mucho más interesante. creo que va por ahí.

Ivan Ignacio dijo...

Me gustaron los dos poemas, aunque sean tan distintos, el primero si tuviera que definirle seria abstracto, pero me gusto es interesante.
El segundo, creo que estoy de acuerdo con Yaxkin.

Eliud Delgado dijo...

Excepto, tal vez, por el final del segundo poema me parece que en ambos no se logra concretar ninguna imagen, y eso les resta fuerza, dejan la impresión de que falto algo.

Dices que estuviste en el taller de Shelley en 2007. Se me hace conocida tu poética Evaristo, pero la verdad no te ubico (puede ser que no sea el mismo taller), lo importante es que no te dejaste censurar por Shelley, a veces tiene razón pero luego sale con cosas muy conservadoras. Esta no es exactamente el tipo de poesía que me gusta más, pero veo una evolución desde entonces (sí es que si estuvimos juntos en dicho taller). Hay más control sobre el poema, aunque, como ya había dicho, aún falta trabajar las imágenes.

Cronos dijo...

Parece que la opinión en cuanto al primer poema es bastante general. En efecto, como dice Yaxkin, es muy hermético. Creo que trata de generar alguna atmósfera tensa, hasta oscura. No sé si eso sea propósito del autor. Yo sí creo que hay imágenes logradas - en el significado literal de la palabra - pero demasiado "pesadas", forzadas quizá.

El segundo poema sí es superior al primero. Y aunque no me guste dar comentarios tan objetivos, sí se nota que "Pedro Vásquez" está mejor trabajado.