viernes, abril 24, 2009

Juan Carlos Cabrera Pons/Dos poemas

La gaviota
(Rådhuspladsen)

Como una cabra alada la gaviota desentierra Copenhague
hunde el cuello entre sus brazos de ceniza
se relíe
y todo si no es blanco lo devora.
¿La has visto al amanecer?
¿mareada? ¿la gaviota?
¿mareada desde el alba
en su labor insólita de oleaje?
la corteza del pan no la perdona
y las manchas soñolientas de tu rostro
bajo sus viejas alas blancas las esconde.
Mareada dando vueltas como ciega
—más que ciega la gaviota
todo lo que no es blanco lo devora
y todo si no es blanco contradice.

Y Copenhague
la blanca
la blanca blanquísima Copenhague
el colmo de la nieve
desde una interior fuente se descubre
rompiendo los cimientos del planeta
elevándose en el aire
jalada en las alturas por gaviotas.
Desnuda se relíe
bosteza y se levanta.
El sol de molestarla se enrojece
y toda blanca de boda es Copenhague.

Entonces lo sabíamos
no se puede extrañar en Copenhague
no
ni morirse
que la ausencia que se cae como una roca
sobre sus viejas torres blancas se estremece
y el tiempo que se baila en tus arrugas lo devora
y todo si no es suyo contradice
y no
no se puede morir.
—¿La has visto? ¿la muerte?
¿desnuda como un muerto
en su labor insólita de río?
Es una encrucijada como ausente
y no
no se puede morir.

Toda blanca de boda es Copenhague
y todos expectantes blanquecinos
no despiertan al discurso pajaresco de la muerte
ni a las plumas de aquel pájaro inefable.


Johanna

Recordar cuando sólo me mirabas
antes
aún antes de tu ombligo.

Enramada entre tus dedos
con tus manos tan temblando de temblores
y tus ojos tan temiendo de temor
mucho antes del contacto con tu ombligo
cuando sólo me llamabas
con tu voz incomprensible acariciando
mi nombre impronunciable
aún antes del primer contacto
recordarlo todo
desde el instante de mis manos en tu ombligo
hasta volverte a preguntar si ya eras mía
hasta el último temblor de ti
es tan sólo un recuerdo
girasol.

Y recordar cuando sólo
me mirabas
es tan sólo un recuerdo.

Juan Carlos Cabrera Pons (Sán Cristobal de las Casas, 1986). Ha realizado estudios en San Cristóbal de las Casas, así como en Tuxtla Gutiérrez y en Fredericia, Dinamarca. Ha asistido a diversos talleres de creación literaria y realizado lecturas de su obra en Chiapas y la Ciudad de México, donde radica desde hace tres años. Obtuvo el Premio de Poesía Mérida 2008 por su poemario 4 piezas danesas. Actualmente cursa la licenciatura en Literatura y Ciencias del Lenguaje en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Aquí su blog.

Estos poemas aparecieron en Punto de Partida, no. 149. Si pueden revisen el número completo; contiene un muy buen dossier de poesía joven chiapaneca hecho por el buen Balam Rodrigo. Y de paso busquen libros de Balam, es muy bueno.

9 comentarios:

Ivan Ortega-López dijo...

chale
todas las frases que pones en el encabezado son de muy mal gutso

el segundo poema me gustó

Lázaro de Troyes dijo...

Ed, me paseaba por aquí y me topé con estos poemas. Como portavoz oficial del equipo de Il tremolar della marina, te doy las gracias directas de Juan Carlos por tu buen gusto y consideración al incluirlo en tu espacio.
Un saludo, seguimos en contacto.

Nayeli García dijo...

jajajaja

a mí también me gustó más el segundo... tan ¿paternal?

edegortari dijo...

Sí, son de mal gusto, iván.

Juan Carlos, al contrario, gracias a ti y mucha suerte con tu nuevo libro.

Naye te amo. Y el segundo es muy bueno

Ileana Ortiz Rodríguez dijo...

A mí me gustan mucho los dos. Ya tengo tu libro firmado. Recuerda que soy tu fan que ni tiene número porque está mucho antes del fan número uno. ¡Felicidades Juan Carlos! La lectura del claustro fue genial.

Cronos dijo...

A mí también me gustaron los dos poemas y, aunque sea reiterativo, el segundo es el más destacable. Tiene un gustito que no había percibido hace bastante tiempo en los poemas más recientes.

Yaxkin Melchy dijo...

—¿La has visto? ¿la muerte?
¿desnuda como un muerto
en su labor insólita de río?

un poco extraña la imágen pero tiene algo que me gusta
creo que el primer poema tiene una carga que le da bastante fuerza

sl2

ángel dijo...

Gracias por traer estos poetas tan jóvenes y aún poco conocidos.


Saludos...

M&M dijo...

Todos parecen bujarrones travestidos.